Cómo cultivar azafrán

Al azafrán hay quienes le llaman el oro rojo, y es que esta especie otoñal que no se da en cualquier tierra, suele darle un sabor característico y casi mágico a la comida. Por lo tanto, no es de esperarse que su precio sea módico, así que es mejor aprender a cultivarla y tener su hechizo en casa.

Pasos a seguir:

1. El azafrán no se cultiva con semillas sino con bulbos. Esta suerte de raíz puede ser difícil de encontrar. Lo primero que debes hacer es recorrer las tiendas especializadas en zonas donde sepas que se cultiva. Sin los bulbos es imposible cultivar azafrán.
2. Una vez que tengas los bulbos, es hora de plantar. Hazlo a finales de marzo, cuando termine el invierno. Te recomendamos que tomes una maceta de 10 centímetros tipo rectángulo y siembres los bulbos que desees con 20 centímetros de distancia entre cada uno. Vigila que la rejilla de la maceta drene correctamente y que no almacene agua en el fondo, ya que la humedad es recomendable para esta planta, pero no en exceso.

3. En temperaturas altas o en pleno verano riégala como cualquier otra planta, alternando los días y con la cantidad de agua necesaria. Una vez que florezca disminuye la frecuencia del riego a mínima. Y cuando llegue el frío de nuevo, tápala con un plástico.
5. Cuando el azafrán se seca o bota la hoja, es momento de vaciar la maceta y retirar los bulbos. Empieza una nueva siembra desde cero con estos bulbos y verás que todo el ciclo comienza a repetirse. Esto es común que suceda en el mes de junio.
6.Dato curioso: se necesitan 250.000 flores de azafrán para recolectar 1 Kilogramo de especia.¡Por eso es tan costoso!