Tipos de Injertos y épocas para injertar

Hoy os vamos a realizar una breve introducción sobre los tipos de injertos y cuándo es mejor llevarlos a cabo. Es importante destacar que hay muchos tipos de injertos, clasificados en 4 grupos pero, para evitar proporcionar un exceso de información, hoy tan solo veremos una explicación general sobre dos de los grupos y, en artículos posteriores, iremos ampliando la información.

Tipos de Injertos

Qué es un injerto

El injerto consiste en utilizar una porción de una planta y unirla a otra ya plantada para que, una vez soldada, de la unión se obtenga una sola planta. Esto se realiza para mejorar las características de dicha planta, ya sea por aumentar su resistencia, mejorar su reproducción o sus frutos. En el caso de los frutales, la parte a la cual se une el injerto se denomina portainjerto o patrón; la otra parte, que es fragmento que uniremos al portainjertos, se denomina injerto, la cual nos proporcionará los frutos.

Cuándo realizar un injerto

En cuanto a la mejor época para llevar a cabo un injerto, esta varía según el tipo de injerto que realicemos. Teniendo en cuenta la época de ejecución, podrían clasificarse en:

a) Finales de invierno-Primavera: Generalmente todos los injertos de púa, así como el de placa y el chip.

b) Finales de verano: Principalmente el de escudete y el chip.

tabla de injertos

Injerto de púa

La mejor época para hacer injertos de púa va desde enero a marzo (Hemisferio Norte), antes de que surjan los nuevos brotes. Si el clima es frío, se espera a marzo. Las púas se pueden injertar directamente o guardar en el frigorífico uno o dos meses antes de usarlas, el resultado es el mismo, sin embargo, en el caso de que decidas guardar las púas en la nevera es necesario que las mojes un poco,  las envuelvas en papel de cocina y las guardes en una bolsa de plástico para que no se sequen.

 

Injerto de yema

Dentro de los injertos de yema tenemos los injertos de yema en T, también llamados de escudete. Estos son los más utilizados para injertar frutales y se pueden llevar a cabo entre principios de primavera y el otoño. Esto es debido a que, durante esas estaciones, la corteza del patrón se puede despegar con mayor facilidad y el árbol se encuentra en vegetación, es decir, fluyendo savia.

Compatibilidad entre plantas

Algo fundamental para que un injerto funcione es que entre en contacto el cambium del patrón y el cambium de la variedad si no, no cogerán. El cambium es una capa de células muy fina, de menos de 1 milímetro de espesor, que tiene la característica de que produce las células que forman los tejidos vasculares por los que circula el agua y la savia con nutrientes; con este tejido nuevo que produce el cambium se produce la soldadura.

Además de lo anterior,  también es necesario que el patrón sea compatible con la variedad a injertar si no, tampoco se unirán. Por este motivo, normalmente se debe realizar injertos entre especies del mismo género, sin embargo existen excepciones con especies que, aunque no son del mismo género, dichos géneros se encuentran emparentados. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • El Membrillero (género Cydonia): este suele emplearse como patrón para injertar el Peral (género Pyrus).
  • El Pistacho (Pistacia vera) y el Terebinto (Schinus terebinthifolius), ambas especies admiten el injerto entre ellas.

Para finalizar el artículo te dejo un vídeo explicativo de un injerto de púa de un frutal paso a paso, pues la mejor manera para llevar a cabo un injerto es verlo primero, si no podemos cometer algún error, el cual, probablemente, conducirá al fracaso del injerto.