Malas hierbas prevención y métodos de control en cultivos ecológicos

Malas hierbas: prevención y métodos de control en huertos ecológicos

Las malas hierbas pueden llegar a ser un problema importante en el huerto… En un huerto ecológico, donde no se pueden utilizar productos de síntesis o herbicidas químicos, como el glifosato, es muy necesario poner las barreras adecuadas para prevenir que aparezcan las malas hierbas. Si aparecen, hay que combinar varios métodos de control para eliminarlas, y no bajar nunca la guardia.

Los métodos ecológicos que veremos a continuación no son tan agresivos como el glifosato y otros herbicidas, que pueden cargarse en un solo día a todas las malas hierbas (aunque con importantes consecuencias negativas para el suelo y para nuestra salud claro….). Como estas técnicas ecológicas son más “suaves”, habrá que llevarlas a cabo más a menudo y combinar varias distintas para que el control de malas hierbas sea más efectivo.

Controlar malas hierbas

Controlar malas hierbas

Lo primero de todo, la prevención. De esto ya hablamos en el post Controlar mmhh en el huerto. Mejor prevenir que curar, así que no me entretendré demasiado en los métodos para evitar la aparición de las malas hierbas (podéis verlo en el link).

Hoy nos centraremos en algunos métodos para eliminar las malas hierbas si ya las tenemos en nuestro huerto o explotación ecológica. Lo mejor es elegir en:

Métodos mecánicos para eliminar malas hierbas:

Laboreo

Un laboreo primario que invierte la estructura del suelo ayuda a limitar las malas hierbas porque si hubiera semillas en el suelo las entierra en profundidad y evita que nazcan. Si ya hay malas hierbas, cualquier tipo de laboreo, aunque sea una escarda superficial con un pequeño azadón u otra herramienta del huerto, romperá las raíces de las plantas enemigas y esto hará que mueran.

Te podría gustar  10 verduras más fáciles de sembrar

Incluso, si el huerto no es muy grande, el método físico más efectivo es arrancarlas una a una, aunque esta opción es más laboriosa y puede llevar más tiempo.

Siega

La siega o desbroce para el control de malas hierbas se usa sobre todo en praderas y pastos ecológicos (donde los animales nos ayudan también a controlarlas) o entre cultivos leñosos. No se usa demasiado para herbáceos como hortícolas del huerto con ciclos cortos, ya que las malas hierbas no dejarían en ningún momento de competir y tendríamos que estar cortándolas cada dos por tres.

Además de eliminar las plantas que no queremos en el huerto, estos métodos mecánicos también pueden ayudarnos a fertilizar el suelo si después de llevarlos a cabo se entierran los restos de malas hierbas. Los restos de estas plantas aportarán al suelo materia orgánica que se descompondrá y se transformará en nutrientes para las plantas (lo mismo se puede hacer con los residuos del cultivo anterior).

– Métodos térmicos para eliminar malas hierbas:

Fuego

Consiste en aportar calor durante unos segundos para que las malas hierbas mueran por deshidratación. Se suele realizar con sopletes. El inconveniente es que no siempre es posible realizarlo debido a la proximidad del cultivo.

Solarización

Este método es incompatible con los cultivos, hay que realizarlo antes de sembrar, con el suelo “desnudo”.

Consiste en cubrir el suelo, previamente regado, con una lámina de plástico de 0.1 a 0.2 mm y dejarlo durante 30-40 días coincidiendo con un periodo de alta intensidad de sol. El plástico hace efecto lupa y se alcanzan en el suelo altas temperaturas (del orden de 60º) que matan las hierbas no deseadas. Como a 60º las semillas quizás no mueran, es importante que estén ya germinadas o bastante “sensibles” (=húmedas) para que el calor pueda acabar con ellas, por eso es importante el riego previo.

Te podría gustar  CONSEJOS BÁSICOS (Y ORGANICOS) PARA HUERTOS URBANOS

Este método también se usa para desinfectar el suelo de enfermedades como los nematodos, ya hablamos de ello en el post Solarización: una técnica ecológica. Qué es y para qué sirve. 

– Métodos para limitar la luz y evitar que crezcan malas hierbas:

Mulching

La luz es uno de los principales condicionantes de los cultivos, sin luz no pueden crecer. Si ponemos una cubierta de piedras, cortezas, periódicos o plástico negro en el espacio libre entre nuestros cultivos, se limitará el crecimiento de malas hierbas en esa zona.

Pero el mulching también tiene otras utilidades, más sobre esta técnica ecológica en el post Acolchado o mulching para huertos.

– Métodos biológicos para controlar malas hierbas:

Abonos verdes o mulching vivo

Si la superficie del suelo está ocupada por una “cubierta verde” a las malas hierbas les costará mucho más crecer porque tendrán más competencia.

Además, si cultivamos cubiertas vivas entre nuestros cultivos, también ayudan a fertilizar el huerto ecológico si después se entierran, como vimos en el post Abono verde para el huerto ecológico

Control biológico con insectos y microorganismos

Se usan organismos vivos como insectos y hongos para la reducción de las poblaciones de malas hierbas.

En India y en Australia, por ejemplo, se han usado Dactylopius ceylonicus y Cacroblastis cactorum para debilitar a la Opuntia o Chumbera que crecía entre los cultivos… El problema es que esto se puede volver en contra y convertirse, como sucedió en algunos casos, en un grave problema de plagas en la planta que queríamos eliminar pero en zonas donde no era un problema y si que queremos que esté presente.

Te podría gustar  Tu huerto urbano en Diciembre

Fuente: www.agrohuerto.com