El Huerto de invierno en macetas. Dónde planto, qué planto y cuándo riego

tiesto

Partimos de la base de que, SÍ SE PUEDE.

Aunque haga mucho frío, aunque haga menos Sol. Aunque te congeles cuando salgas a regar…

No hay excusas. El huerto en invierno es posible y en macetas también.

 

 


Valga de inicio decir que tener un huerto en invierno puede resultar menos atractivo y cómodo que en verano. Cierto.

Pero igual de cierto es que sigue siendo una opción muy saludable y nutritiva, sobre todo para los que vivimos en la ciudad o cerca de ellas, lugares donde el contacto con la naturaleza muchas veces brilla por su ausencia.

Vamos a empezar por el principio.


Dónde planto el huerto en invierno


Primera aclaración: las plantas que crecen en tiestos o macetas pequeñas no tienen suficiente espacio para extenderse y buscar alimentos y agua. En estos casos tenemos que ser nosotros, los horticultores, los que debemos de estar atentos y aportarle regularmente esos nutrientes que están buscando.

Ejemplo claro.

Si vives en un piso y tienes perro necesitas sacarlo a pasear para que le de el aire y haga sus necesidades porque no tiene espacio suficiente en casa. De lo contrario sería contraproducente para el animal.

Tienes que intentar conseguir recipientes con una profundidad de entre 20 y 40 cm. Puedes comprar macetas o mesas de cultivo, o puedes ser más creativo y usar cajas de frutas, bolsas de tela del supermercado o incluso una bañera vieja si eres amante del vintage.

Lo importante es que tus recipientes sean lo más grandes posibles.

Detalle importante: monta tu huerto en recipientes negros durante el invierno.

Como sabes el color negro atrae el calor y eso es justo lo que necesitamos cuando hace frío para proteger las raíces de nuestros cultivos. Usa recipientes negros para tu huerto.


Huerto y clima frío: ¿qué plantar si en tu ciudad hace un frío que pela?hortalizas


Te voy a dar dos listas: una con los cultivos adecuados para un clima de frío normal, y otra con los cultivos adecuados si vives en un sitio donde hace un frío que pela.

Frío normal: acelgas, alcachofas, apios, brócolis, cebollas, coliflores, comino, escarola, guisante, lechuga, rabanito o zanahoria. También orégano para los o las amantes de las pizzas como yo.

Frío que pela (traducido: 5 grados o menos): apios, cardos, col forrajera, berza, coles de Bruselas, espinacas, fresas, habas, nabos, puerros, romero y tomillo.

¿Alguna de estas te gustará no? Tienes muchas opciones.


Compostaje del huerto en invierno


El huerto necesita nutrientes. Eso lo sabemos todos.

Y en invierno todavía más porque las plantas necesitan protegerse del frío.

Hay varios tipos de abono para poder proporcionárselos y como en todo, unos son mejores que otros.

A mí personalmente me gusta el compost y si se puede hacer en casa mejor que mejor. En Tv Bio tienes información sobre cómo hacer compost. Si no puedes hacerlo porque no tienes suficiente espacio, o porque no te apetece ponerte a ello, puedes buscar opciones muy buenas en el mercado.

Para los que sí puedan o quieran hacer el compost:

Si ya venías haciéndolo desde el verano perfecto. La actividad microbiana ya habrá empezado y continuará en el invierno. Como consejo decirte que es bueno intentar aislar el compostador para evitar temperaturas demasiado bajas.

Si vas a comenzar a preparar el compost en invierno hazlo cubierto. En ese caso deberás hacerle unos agujeros al compostador para que el aire circule. Es bueno darle unas vueltas de vez en cuando. También podrías añadir unas lombrices rojas de california. Ellas se irían comiendo la materia orgánica del compost y convirtiéndola en el famoso humus de lombriz, que no es más que la defecación de estas lombrices. Al resultado del paso del compost por el aparato digestivo de la lombriz se le llama humus, que para mí es el mejor abono que existe.


Regar el huerto en invierno


Regar el huerto siempre siembra dudas en algunas personas. Mi consejo es muy simple. Riega cuando la planta te lo pida. Ese momento llegará porque verás que la capa superficial de la tierra (de 1 a 2 cm) estará seca. Lógicamente en invierno esa capa superficial tardará más en estar seca porque hace menos calor.

Esta es la primera norma a seguir.

Un consejo: cuando riegues, riega hasta que veas que el agua sale por el drenaje de la maceta. De lo contrario la mayor parte de la tierra quedará seca y las raíces no podrán campar a sus anchas.

Ten en cuenta además que los nutrientes de la tierra también se van arrastrados por el agua cuando riegas por lo que deberás ir añadiendo periódicamente más abono a la maceta si no quieres que tu planta pase sed.

Ya sabes: si pasa sed la producción del huerto no será la adecuada.

 

Fuente: TVBIO