10 verduras más fáciles de sembrar

10 verduras más fáciles de sembrar

¿Has pensado en empezar tu propio huerto casero pero no sabes cómo? La jardinería es una actividad muy relajante que nos ayuda a reconectar con la naturaleza aún en espacios urbanos. Diversos estudios han mostrado que estar en contacto con las plantas tiene un impacto positivo en nuestro estado de ánimo, y lo mejor es que al final tenemos la satisfacción de consumir lo que hemos plantado. Aunque parece difícil, sembrar verduras en casa es bastante sencillo, a condición de respetar las necesidades de cada tipo de planta. Es por eso que a continuación te presentamos los 10 cultivos ideales para comenzar tu pequeño espacio verde en tu balcón o jardín.

CHÍCHAROS

Chícharos

Los chícharos son una leguminosa rica en proteína, fibras, vitaminas y minerales. Son ideales en sopas o como guarnición, además de que se conservan durante mucho tiempo si se envasan al vacío. Puedes plantarlos en primavera u otoño, en una pequeña parcela con tierra ligera y suelta. Coloca las semillas a 2 cm de la superficie, guardando varios centímetros de espacio entre cada una para que puedan crecer. La tierra debe tener un pH de 6,5 o más, por lo cual puedes añadir cal a la composta. Esta planta necesita estar expuesta al sol y ser regada constantemente.

CEBOLLA

Cebolla

La cebolla es un ingrediente básico en la cocina, agrega sabor a una gran variedad de platillos y además nos protege de enfermedades respiratorias. Para sembrarla, necesitas una maceta con tierra suelta y un poco de composta o fertilizante natural. Introduce las semillas a 2,5 cm de la superficie. Guarda la maceta en el interior hasta que empiece a brotar, tras lo cual podrás colocarla en el jardín. Esta planta necesita de abundante luz solar y riego diario. Al cabo de 6 o 7 meses podrás cosecharlas, cuando los tallos tomen un color verde intenso.

ESPINACAS

Espinacas

Para sembrar espinacas, inserta las semillas a 2 cm de la superficie, guardando aproximadamente 5 cm entre ellas. El suelo debe tener un pH de aproximadamente 6,5. Lo ideal es hacerlo  a principios de la primavera, aunque también puedes hacerlo durante el verano. Las espinacas no necesitan de mucho sol pero sí de una tierra húmeda, por lo que tienes que regarlas a diario, cuidando al mismo tiempo que el agua no se encharque para que no se pudran las raíces. Al momento de cosechar, corta las hojas exteriores sin arrancarlas de raíz para que la planta siga creciendo.

CHILES

Chiles

Las diferentes variedades de chile crecen rápidamente en climas cálidos y semi secos, ya que necesitan mucho sol. Si el espacio de tu huerto cumple con estas condiciones, puedes preparar una mezcla de tierra rica en nutrientes con arena, para drenar el agua fácilmente. Antes de plantar, remoja las semillas durante 24 horas. Coloca la semilla a 1 cm de la superficie, y riega diariamente hasta que germinen, tras lo cual será necesaria sólo un poco de agua al día. Los chiles comenzarán a crecer aproximadamente 1 mes más tarde.

RÁBANOS

Rábanos

Los rábanos crecen mejor en tierra ligeramente ácida y en un ambiente soleado. Planta las semillas a un par de centímetros de la superficie y riega constantemente hasta que las primeras hojas comiencen a brotar. Se trata de uno de los cultivos más rápidos, por lo cual podrás cosechar tus primeros rábanos al cabo de un par de semanas. Disfrútalos como aperitivo o en ensaladas, y aprovecha también las hojas agregándolas a sopas… ¡verás que son deliciosas!

ZANAHORIAS

Zanahorias

Antes de sembrar tus semillas de zanahoria, remójalas durante un par de días envolviéndolas en papel de cocina húmedo. Lo ideal es hacerlo durante la primavera, ya que necesitan tierra húmeda y un poco de sol (aunque también crecen bien a la sombra). Siembra 2 o 3 semillas por orificio, ya que no todas germinarán. Recuerda dejar espacio entre ellas para que crezcan, y usar tierra arenosa para que el agua penetre hasta la raíz. Las zanahorias tardan varios meses en estar listas, pero al momento de comerlas verás que el esfuerzo ha valido la pena.

TOMATES

Tomates

Los tomates son perfectos para plantar en espacios pequeños, a condición de seleccionar las variedades más pequeñas. Inserta las semillas a un par de centímetros de la superficie y riega abundantemente. Esta planta necesita varias horas de sol, por lo cual es recomendable comenzar su cultivo en primavera. Conforme la planta vaya creciendo, coloca un palito de madera al centro, que servirá de soporte. Ata los tallos más gruesos al palo y sigue regando constantemente. Es fácil determinar el momento de cosechar los frutos, que será cuando los tomates tengan un color rojo intenso.

LECHUGA

Lechuga

Lo más sencillo es comprar los brotes de lechuga o germinarla en casa colocando el corazón de la lechuga en un recipiente con agua durante varios días. Al momento de trasplantarla hay que dejar bastante epacio entre cada una para que puedan crecer. Es necesario regar la lechuga cada mañana con abundante agua, y dejarlas en un lugar soleado sin que sea demasiado intenso. Si las riegas de noche hay más riesgo de que se infecten con hongos.

BETABEL

Betabel

Puedes sembrar betabel en primavera u otoño, en tierra neutra, ligeramente arenosa y fértil. Los betabeles no necesitan de mucho sol, por lo cual son ideales para plantar en balcones y terrazas. Debes plantar la semilla a 15 cm de profundidad. Cuando las hojas comiencen a crecer, retira las más débiles para dar espacio a las más carnosas de crecer. Una vez comience a crecer en la superficie, riega esta planta sólo una vez por semana, para obtener betabeles más carnosos. Después de 8 semanas podrás cosecharlos, cuando la raíz salga a la superficie y tenga el tamaño de una naranja.

Fuente: www.rebanando.com