10 consejos prácticos para plantar tomates

1. Sol y aire Escoge un sitio soleado y aireado para plantarlos.

2. No plantes tomates en el mismo lugar que la temporada pasada Será más sensible a plagas y enfermedades. Deja pasar al menos 4 temporadas (mientras puedes plantar otros cultivos).

3. Compra plantones con un sistema radicular fuerte De este modo tardarán menos en arrancar a crecer. Sembrarlos uno mismo también es muy buena opción, así puedes asegurarte de que los trasplantas cuando el sistema radicular está suficientemente desarrollado.

4. Entierra el tallo
A la hora del trasplante enterrar parte del tallo provocará que el tomate genere más raíces y sea más fuerte.

5. Riega profundamente y con poca frecuencia A los tomates les gusta el agua en las raíces, nunca en las hojas, una forma de asegurarte que las capas más profundas del suelo se mantienen húmedas es regando en profundidad y menos veces, en lugar de todos los días durante un corto periodo de tiempo, ya que entonces el agua no se infiltra a capas más profundas y se evapora con mayor facilidad.
6. Elimina los chupones
Las variedades indeterminadas de tomates no tienen límite de crecimiento, por eso es necesaria la poda. Una técnica sencilla es la de eliminar los chupones: Podar estas ramitas dirigirá la energía de la planta hacia las ramas con frutos. Los chupones son aquellas ramitas que crecen entre el tallo principal y los secundarios, abajo podéis ver una imagen.
¿No sabes lo que es una variedad de tomates determinada o indeterminada? No problem, aquí tienes la solución.

podar los chupones del tomateVía ecocosas

7. Entutora
Hay varias técnicas para entutorar el tomate, la más típica es la caña. Es importante colocar el tutor en el momento del trasplante para evitar daño en las raíces posteriormente.

Te podría gustar  ¿Cómo hacer un huerto colgante con botellas?

8. Añade compost y acolchado
Añadir una buena cantidad de compost a la maceta o al suelo a la hora de trasplantar el tomate garantizará su aporte de nutrientes necesario. El acolchado evitará la evaporación del agua y protegerá las raíces del tomate de posibles heladas.

9. Planta otra vez
Para tener una cosecha escalonada, es preferible no plantar todas nuestras plantas de tomate a la vez. Sembrar con intervalos de tres semanas nos repartirá la cosecha durante más meses. Esto sobre todo resulta práctico en las variedades de tomates determinados.

10. Nunca manejes la tomatera cuando esté húmeda
Podar, cosechar o corregir el tutor son tareas que debemos evitar cuando la planta esté húmeda para evitar la aparición de hongos.

Con estos sencillos consejos se pueden obtener tomates excelentes en el huerto urbano, ya sea en el jardín o en macetas.

 

Fuente: Plantea